Bara ilustra los colores de la cotidianidad

Artista urbana, diseñadora industrial e ilustradora, las creaciones de Bara muestran el lado divertido de la vida.

Por: Sandra Escobar/ @sescobar_gt

La artista guatemalteca Bara me recibe en su estudio en una soleada tarde de marzo del 2018. Estamos en Santa Inés del Monte Pulciano, una pequeña aldea al norte de Antigua Guatemala. Justo detrás del templo local, en el segundo piso del apartamento en el que habita junto con su pareja, China.

La vista es privilegiada. El viento fresco y el canto de los pájaros crean el inspirador ambiente en el que la artista se refugia. Allí surgen sus obras, las que define como juguetonas y divertidas, cuyo fin, dice, es hacer sonreír a quien las observa.

Con la curiosidad de una niña recorro este espacio tan íntimo, tan bien dispuesto, en perfecto orden y armonía. Las paredes del recinto están decoradas con los cuadros de los que parecen saltar esos curiosos personajes y saludar con divertidos gestos y espontáneas sonrisas.

Al fondo, hacia el lado derecho de su escritorio principal, cuelgan en un tendedero varios lienzos en los que se leen mensajes como “Sin miedo, tú puedes”, “Sé tú misma”, “Así estás perfecta”. Las creaciones de  Bara, buscan mostrar a partir de escenas de la vida cotidiana un mundo redibujado a partir de sus colores. Sus técnicas favoritas son el linograbado y el muralismo.

Cuando la mayoría de sus amigas jugaba con muñecas, Bara, a los 4 años, ya dibujaba sus primeros trazos. Años más tarde, comenzó a crear cómics. Su madre apoyó ese talento con cuadernos en blanco, regalos que la artista siempre agradecerá porque en ellos comenzó a dibujar su propio mundo. La primera vez que una de sus creaciones se publicó fue en la Revista Chicos, del diario Prensa Libre, en la sección artística. Fue su madre la que envió al diario la obra de Bara. A partir de ahí, comenzó su recorrido en el arte.

Nació en Ciudad de Guatemala, fue la hija primogénita hasta que siete años después, llegó su hermana y once mas tarde, su hermano.


Bara muestra algunas de sus creaciones. (Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).

(Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).
(Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).

CORTEJO

“La obra refleja la intriga que me causa el cómo nos comportamos para socializar, proyectarnos al mundo. En mi caso, soy extrovertida, tímida, prefiero no hablar tanto. Este “Cortejo” proyecta cómo hacemos conexión con las demás personas”. -Bara-


viajar, crear

El currículum de esta ilustradora, cuya profesión es el diseño industrial, es tan extenso que perderse en formalismos es innecesario ante la versatilidad de sus creaciones. Ella dice estar en uno de los mejores momentos de su vida. “Se puede vivir con muy poco y ser feliz”, asegura.

Bara se sirve té verde, una infusión que prepara con cuatro especies de hierbas. Estamos sentadas al extremo izquierdo del salón, en la esquina hay una pantalla de televisión. Hay un detalle curioso: le fascina escuchar alguna película mientras crea. “Es mi ritual, el que me permite fluir”, dice.

Es una charla amena, aunque confiesa que una de las cosas que más se le dificulta es “conversar, socializar”. Relata que fue en los últimos años de la universidad cuando surgió una oportunidad para ser caricaturista en el periódico de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, de donde egresó. Luego de esa experiencia, en el 2005, viajó como estudiante de intercambio a Noruega a la Norwegian University or Science and Technology. A partir de aquella vivencia, el camino de Bara no se detuvo. Emprendió un viaje de 12 años que la llevó por diversos países del sureste de Asia, Australia, EE. UU., México, India y Kenia. Este último marcó un “antes y un después” en su estilo.

Otra de las ciudades emblemáticas en donde vivió fue Nueva York, donde vivió por cuatro años y medio. Allá comenzó a “respirar el arte por todos lados” y también a exhibir sus creaciones en exposiciones colectivas. Nueva York la llevó a Kenia, donde fue voluntaria durante un año. También fue en este último país donde decidió dejar la ilustración digital y dedicarse de lleno al arte hecho a mano. En Kenia surgieron sus personajes. “Tienen nariz y cabello característicos, con una marcada influencia tribal”, dice. “Kenia transformó totalmente mis personajes; las culturas aborígenes influencian bastante mi trabajo, tanto en las formas como en la paleta de colores que utilizo”, detalla.

Luego de esa suma de experiencias por varios países, Bara y su pareja emprendieron un nuevo viaje. Llegaron a Taiwán, donde en el 2014 obtuvo un máster en arte y gestión cultural por la Taipei National University of the Arts. Allá decidieron quedarse y trabajar durante más de un año.

Fue en Taiwán donde comenzó a explorar el linograbado y el tallado, además efectuó exhibiciones de su obra. Luego de tres años y medio volvió a Guatemala, en el 2016. Desde entonces vive y hace arte en Antigua Guatemala. “Estar aquí me encanta porque se puede saludar a los vecinos, saber sus nombres, cuidar del jardín, practicar yoga, cocinar, meditar”, expresa.


Bara disfruta de la vista privilegiada de su estudio, ubicado en un segundo piso. (Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).

(Fotos Guatemalan Art: Sandra Escobar).
(Fotos Guatemalan Art: Sandra Escobar).

Ha trabajado en proyectos grupales internacionales:

  • “De tu barrio a mi barrio – América Latina-”
  • Mail Me Art project, Londres
  • The Sketchbook project, Nueva York
  • “Little Dudes, Alemania”

Ha presentado su obra en:

  • Guatemala
  • El Salvador
  • México
  • Estados Unidos
  • Canadá
  • Alemania
  • Inglaterra
  • Kenia
  • Taiwán
Artista de tiempo completo

“Mi trabajo ha cambiado con el tiempo y, aunque la esencia es la misma, el gusto por experimentar con distintas técnicas y materiales hace que este evolucione de distintas maneras”, analiza respecto de su obra.

Bara tiene un lema: “Happy artHappy life”, pero asegura que va más allá de “Solo hacer sonreír”. El arte es su estilo de vida, es a lo que decidió dedicarse y la llena por completo. Por ahora disfruta esta etapa de su vida personal y artística, pero también tiene otros proyectos a los que dedica su tiempo, como crear murales en escuelas públicas e impartir talleres sobre arte.

Bara se define como “Una  artista urbana, dibujante de lo tosco y callejero, con colores sólidos”. “Mi arte es lo que es, no hay nada oculto. Busco hacer sonreír, que mis creaciones causen una emoción positiva”, dice mientras recorremos la cotidianidad de su estudio.

Si quieres conocer más del arte de Bara visita su sitio web y tienda virtual en:

Bara, artista urbana y diseñadora industrial, crea piezas únicas a partir de la vida cotidiana. (Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).
Bara, artista urbana y diseñadora industrial, crea piezas únicas a partir de la vida cotidiana. (Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).
Síguela en redes sociales

 

 


También te puede interesar leer


 

You might also like More from author

Comments are closed.