Francisco Javier Puac Choz le escribe a lo cotidiano de la vida

El poeta nació en el Occidente de Guatemala.

Sandra Escobar 

“En la cuarta madrugada del año 1977, al occidente de la Ciudad de Guatemala, en el barrio de San Sebastián, del municipio de San Cristóbal Totonicapán, Totonicapán, se le vio por primera vez, y es en donde a veces también se le deja ver, de tanto andar…”. Su nombre es Francisco Javier Puac Choz y así, con la serenidad que le caracteriza, describe su comienzo en la escritura en la introducción de su primer poemario, De tanto andar, publicado en octubre del 2012.

La poesía de Puac Choz hace eco de los detalles cotidianos, esos que de una u otra forma perdemos de vista entre la rutina. Él los retoma y, al jugar con las letras, envuelve al lector en un día cualquiera, por ejemplo, un martes: “Un miedo. Si un martes cualquiera te encuentras un miedo muy grande, detente a escucharle, ¡un poco!, sienta al valiente y pídele razones que tal vez solo quiere defenderte”, se lee en la página 105 de esa su primera publicación.

Para Francisco, la Literatura es una aventura en la que “juega a desatar palabras que cuentan cosas”. La primera vez que él y yo conversamos fue hace cinco años, en La Antigua Guatemala, adonde llegó para presentar De tanto andar. Hace 18 años que su vida transcurre entre Guatemala y Estados Unidos y su paso por la Ciudad Colonial es obligado porque lo inspira. Esta vez conversamos en el Viejo Café de la sexta avenida norte de la emblemática ciudad. Una coincidencia del camino, del andar.

“Si pierdes el sentido de la comunidad, estás listo para morir; estás sirviendo poco al mundo”.

Su profundo compromiso con las Ciencias Sociales y los Derechos Humanos se refleja en la serenidad con la que analiza los retos que Guatemala afronta en el tema. “Creo que todos los ciudadanos de Guatemala deberían tener las mismas condiciones en la línea de salida”, dice este profesor universitario que recientemente estuvo en Quetzaltenango impartiendo cátedras de Filosofía en su alma máter, la Universidad Rafael Landívar.  Él se considera un hombre afortunado, hijo de Francisco Javier Puac Tamayac y Sonia Beatriz Choz de León,  y hermano de Franklin y Débora, se describe como un “heredero de la cultura del esfuerzo”. Comenzó a practicar deporte a los 4 años, he ahí la razón de que la disciplina ha sido su fiel compañera.

Andando, siempre andando

Francisco es un eterno caminante. Hace 15 años que se graduó de abogado y notario, pero una parte del camino de su vida se dirigió a la academia. “Decidí aportar desde otros escenarios, como los Derechos Humanos, que son universales”, dice este apasionado de las letras y el arte, la cual cree que tiene como “objetivo enamorar pero también decir las cosas que pasan para que el mundo sea un lugar mejor; ya es extraordinario pero tiene que estar a la altura del Creador”, agrega.


entre letras, leyes y derechos humanos
  • Puac Choz es abogado y notario por la Universidad Rafael Landívar de Quetzaltenango
  • Tiene una Maestría en Derechos Humanos por la Universidad Rafael Landívar de Guatemala
  • Es doctor en Derecho por la Universidad Mariano Gálvez de Guatemala
  • Ha participado en diversos talleres en EE. UU., Canadá y América Latina.

En julio del 2015 el océano robó su pluma y se convirtió en su inspiración para escribir su segundo poemario: A mar abierto prospera el alma, a la orilla de los miedos. Ahora sus momentos de creación están con agenda llena porque trabaja en la escritura de su primera novela de la cual prefiere no adelantar detalles.

Quizá la frase suena trillada pero él no es “ni de aquí ni de allá”, más bien se confiesa un huésped del mundo porque nunca ha estado formalmente en un solo sitio, su alma, su espíritu es viajero, dice mientras bebe café antigüeño y el murmullo de los comensales se hace cómplice de la charla.

analítico

Los ensayos académicos, artículos de opinión y otras publicaciones relacionadas con los Derechos Humanos y la Filosofía también son parte de su trayectoria. Puac Choz está activo en Facebook, plataforma desde donde analiza la coyuntura nacional y, con el juego de las letras, uno que otro día aprovecha para abrir la puerta a la inspiración y contar, con poesía, lo que a veces escapa de nuestra vista: lo simple de la vida.

Para Francisco, la poesía “hace llevar al cielo, pero también en ocasiones tiene inspiración en la penumbra y el vértigo que la realidad social nos da”, y para él es difícil ocultarla.

Puac Choz es abogado de profesión y escritor por pasión. (Foto Guatemalan Art: Sandra Escobar).

“Desde la poesía se puede caminar por el cielo, pero también es necesario hablar de otras cosas”.

 

 

“A mar abierto” es el segundo poemario que Francisco Javier publica. (Foto Guatemalan Art: cortesía del autor).
Portada del segundo libro del escritor guatemalteco. (Foto Guatemalan Art: cortesía del autor).

You might also like More from author

Comments are closed.