La Lucha Escobar y su pasión por el periodismo y la cultura

Lucía Escobar durante la entrevista con Guatemalan Art en los jardines del Centro de Formación de la Cooperación Española de Antigua Guatemala. (Foto: Sandra Escobar).

Por Sandra Escobar                                                                                                                                                                                                                                                                                         

A las Lucías suelen decirles Luchas y, justamente, a esta periodista de mirada profunda y firmes convicciones, ese sobrenombre le viene perfecto: su vida ha sido una interesante mezcla de lucha e inconformidad.

Lucía Escobar lleva 20 años en el camino del periodismo y la gestión cultural y tiene la suerte de haber vivido en ciudades icónicas de Guatemala: Quetzaltenango; Panajachel, Sololá; y Antigua Guatemala, Sacatepéquez, las cuales “me permitieron salirme de mi mundo ‘capitalino’ y me cambiaron la vida”, comenta.

Su infancia y adolescencia transcurrió en la zona 11 de Ciudad de Guatemala pero el amor la llevó a Quetzaltenango en el 2002, ciudad en donde nacieron sus dos hijos, y desarrolló gestión cultural y periodismo en elQuetzalteco.

Vivir en la Cuna de la Cultura significó un cambio drástico en su visión del país. “En Xela entrevisté, por primera vez en mi carrera como periodista, a una mujer indígena, fui a mi primera ceremonia maya y conocí una ‘tapisca’”, dice mientras también recuerda que decidió que sus hijos nacieran con una comadrona, Antonina Sánchez y fue en el Occidente donde por primera vez probó un temazcal.

Tras los sueños

La Lucha no es una mujer de esas que se están quietas, así que en el 2007, mientras vivía en la capital de Guatemala, renunció a su trabajo y se mudó con su familia a Panajachel, tras el sueño de crear un medio de comunicación cultural, fue así como surgió Revista Ati, de la que se publicaron 24 números y que posteriormente se convirtió en Radio Ati, la cual estuvo al aire durante cuatro años.

El proyecto Ati hizo ruido en el país y el extranjero, pero no todo fue color de rosa.

Luego de siete años de vivir en Panajachel, su familia pasó una prueba difícil cuando juntas locales de seguridad la persiguieron e intimidaron por denunciar públicamente, en su columna La Lucha Libre, del diario elPeriódico, prácticas ilegales de esos grupos.

“Soy periodista de profesión, vocación y pasión”

Lucha abandonó ese mismo año la región y se mudó con su familia a Antigua Guatemala.

En el 2013 fundó junto a Juan Miguel Arrivillaga Guate Jalón, un grupo de Facebook enfocado en promover la solidaridad colectiva en relación al transporte en vehículos y que a la fecha acumula 7 mil 38 integrantes.

La idea de Guate Jalón surgió luego de un viaje de capacitación a Alemania y gracias a una página similar recorrieron varias ciudades de ese país.

“Juan Miguel era un ser humano extraordinario, emprendedor, soñador, que siempre llevó a la práctica lo que soñaba y ambos creímos, al crear Guate Jalón, que no deberíamos perder la confianza entre nosotros, a no creer siempre que el otro quiere hacerte daño; podés compartir el camino con alguien”, comenta.

En el 2015 Escobar participó en el encuentro internacional Memoria Histórica ¿Cómo confrontar el pasado? en Berlín, Alemania, con la Deustche Welle.

 

Un proyecto alojado en el corazón

La Lucha se confiesa necia, “si me dicen que no, me retan” dice mientras sonríe y rememora otro de los proyectos que ha ocupado los últimos diez años de su vida: conseguir becas para la Telesecundaria Santa Clara Chajul, Quiché.

Llegó a Santa Clara Chajul en el 2005, luego del paso del huracán Stan para escribir reportajes acerca de la tragedia que afrontó esa comunidad. “Había tanta tristeza y desolación en esa comunidad porque los niños iban a quedarse sin estudio”, recuerda.

Conocer aquella comunidad marcó su vida pero también la motivó a actuar: se organizó con los líderes comunitarios, redactaron una listado con los nombres de 30 niños y desde entonces, cada año, uno a uno, busca a colegas, amigos, conocidos y todo aquel que quiera contribuir a la educación de los niños de Chajul para becarlos con Q150 al mes.

En el 2015 volvió a Chajul junto a sus dos hijos “veo los resultados que la educación logra en los niños y jóvenes, veo sueños y metas que tienen que cumplir y eso es satisfactorio”, dice.

Los retos en Antigua Guatemala

La Lucha necia, la que no se detiene, llegó a Antigua Guatemala en el 2012, luego de aquel negro episodio en Panajachel cuyo resultado fue haber ganado el primer juicio de la Fiscalía de Delitos contra la Prensa, del Ministerio Público, contra quienes la amenazaron por denunciar ilegalidades en juntas locales de seguridad.

Tiene 20 años de escribir La Lucha Libre, su columna semanal en el diario elPeriódico.

En la Ciudad Colonial encontró una oportunidad en Ediciones del Pensativo, con Ana Cofiño.

Durante cinco años ha desarrollado en esa organización varias luchas, como el incentivar la lectura, la poesía, los escritores independientes, “en Antigua Guatemala viven muchos artistas, tiene todo el potencial para que confluyan muchas cosas, pero eso no se refleja en una agenda cultural”, comenta.

Durante los 20 años de carrera periodística y de gestión cultural ha viajado a EE.  UU., Suecia, Bélgica, Alemania, Colombia, México, Costa Rica, El Salvador, Brasil.

Justamente eso es lo que pretende mejorar la Alianza Cultural de Antigua Guatemala (ACA), que Ediciones del Pensativo integra junto a otras siete organizaciones que trabajan por la cultura y el arte de la Ciudad Colonial, “hay muchas actividades en función del turista, no en función de los guatemaltecos, se piensa qué le va gustar al turista. Hace 10 años había mucha música en vivo, ahora es escaso. Se ha enfocado solo en tradición religiosa y se descuidan cosas importantes”, analiza Escobar.

La Lucha suma 20 años en el periodismo y la gestión cultural y aunque reconoce que son tiempos difíciles para el periodismo está segura de continuar en el ejercicio porque “soy de la generación que vivió su adolescencia en el año de la firma de la paz en Guatemala. Nos hicimos adultos con la mente llena de ilusiones y sueños, somos una generación que aprendió a crear sus espacios; no hay revistas, las hacemos, no hay actividades culturales las hacemos, es una generación que abrió brecha”, reflexiona.

Uno de los sueños pendientes de Lucha es publicar el libro de cuentos que le prometió a un editor en 1998, de todas maneras, el tiempo para ella solo ha sido el pretexto para seguir luchando.

Trayectoria

  • Nominada al Premio Index de Censura (2012). (http://www.indexoncensorship.org/awards-2012-nominations/ )
  • Ganadora de la Primera edición del concurso Becas AVINA de Investigación Periodística para el Desarrollo Sostenible, (2006-2007).
  • Reconocimiento especial del II Premio Nacional de Periodismo en Derechos Humanos 2007 convocado por la Convergencia por los Derechos Humanos de Guatemala
Lucía Escobar tiene una licenciatura en Ciencias de la Comunicación con énfasis en Literatura y Letras por la Universidad
Rafael Landívar. (Foto: Sandra Escobar). 

En imágenes…

La trayectoria de Lucía Escobar en el Periodismo y la gestión cultural abarca publicaciones, capacitaciones, viajes, becas, voluntariados
y talleres y consultorías. (Foto Facebook/Lucía Escobar).

 

Lucía Escobar en el 2012 durante una entrevista para Radio Ati, la cuál fundo y dirigió con Juan Miguel Arrivillaga. (Foto Facebook/Lucía Escobar).

 

 La periodista en Berlín, Alemania, en el 2012.  (Foto Facebook/Lucía Escobar).

You might also like More from author

Comments are closed.